InicioColumnaDIA DE FIESTA MARIANA

DIA DE FIESTA MARIANA

Published on

spot_img

Por Jorge Álvarez Rendón

-Vamos, niño, no me quiero perder el sermón

Chichí Fina me tomaba de una mano y llevaba consigo a la iglesia de la Mejorada.

Yo era un Beau Brumell infantil. No salía a la calle sin tener limpísima mi ropa, lustrados mis zapatos, bien peinados mis cabellos castaños y con algo de talco dispuesto tras las orejas.

Aquel no era un día cualquiera. 8 de diciembre era la fiesta la Purísima Concepción de María.

A las 7 de la mañana, aún estaban prendidos los faroles de las casas de doña Adolfina Valencia, el Sr. Vega Ibarra y las hermanas Milán. Toda la noche habían sido recordatorios de la Luz que engendró otra Luz más grande.

La iglesia – gracias a los fieles vecinos – lucía radiante de flores azules y blancas. En grandes jarrones por la vía de ingreso y el presbiterio.

Llegábamos a tiempo. El sacristán Felipe estaba en los afanes de dar el remate con la vieja, fiel campana de 1782.

Chichi Fina ocupaba, adelante, uno de los reclinatorios grandes. A su lado, como tortolita, el nieto de seis años, un poco chimuelo y con los ojos enormes del niño asombrado como aquel rapaz de la letrilla de don Luis de Góngora:

Hermana Marica,

Mañana, que es fiesta,

No irás tú a la amiga

Ni yo iré a la escuela.

Iremos a misa,

Veremos la iglesia,

Darános un cuarto

Mi tía la ollera.

La misa – dentro del antiguo rito – tenía algo de misterio con el oficiante de espaldas ejerciendo la milenaria liturgia. El padre Audomaro Molina Castilla, serio en público y un mazapán de simpatía en lo privado, salía revestido de azul y blanco.

El sermón me llenaba de emoción mariana. Tenía aquel sacerdote, con su voz algo aguda, la facultad de ofrecernos, como un brebaje, la idea de la Santísima Virgen como hija, esposa y madre.

Madre de todos. Refugio de pecadores, arca de la alianza, torre de marfil. El orador variaba matices, envolvía el recinto con sus imágenes y figuras del evangelio. Hasta las arterias de la pequeña cúpula se alzaba aquel mensaje de serena conformidad.

En mi alma infantil brotaba algo semejante al amor, a la gratitud de quien descubre su sitio en el mundo. Ensimismado, el nieto de doña Fina se veía arrodillado frente a la Madre de Dios y fluían las palabras de honor aprendidas a tiempo:

Oh, celestial princesa

Yo te ofrezco en este día

Alma, vida y corazón.

Acéptalos madre mía

Noticias

CASA EN VENTA TELCHAC PUEBLO YUC.

SE VENDE CASA EN TELCHAC PUEBLO. SALA, COMEDOR, COCINA, 1 BAÑO, 2 RECÁMARAS. TERRENO...

Julión Álvarez sorprende a Tizimín

Me dio mucho gusto recibir a mi gran amigo Julión Álvarez, con quien mantengo...

DHL será la primer empresa en mudar sus operación de carga al AIFA

“Seremos los primeros en operar en el AIFA”, confirmó el director jurídico de la...

Paul McCartney tuvo unas palabras muy duras para John Lennon en una entrevista reciente

La disolución de The Beatles sigue siendo uno de los acontecimientos más tristemente célebres...