InicioRevistaEdición No. 1

Edición No. 1

Published on

spot_img

ÍNDICE

La importancia de los bosques urbanos ante el cambio climático: el caso de la ciudad de Mérida por Karla Rodríguez Medina

Edición por Perla Camacho Camarena

El cambio climático es el causante de la crisis ambiental que afecta a las ciudades en la actualidad, poniendo en riesgo el bienestar de la población humana. El Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) señala que muchos de los riesgos climáticos emergentes se encuentran en las ciudades, espacios en donde habita más del 50% de la población mundial y en donde toma lugar gran parte de la actividad comercial e industrial generadora de riqueza y bienestar para la sociedad global. Las zonas urbanas ocupan tan sólo el 2% de la superficie total del planeta; sin embargo, demandan una enorme cantidad de recursos naturales, por ejemplo, consumen el 78% de la energía mundial y el 75% de los recursos del planeta, mientras producen entre el 60 y 80% de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

Por tal motivo, gobiernos y organizaciones a nivel mundial han identificado que las ciudades son un punto clave para la solución de muchos de problemas ambientales actuales y que, mediante estrategias adecuadas de mitigación y adaptación al cambio climático, se podrían reducir considerablemente las emisiones de GEI a corto plazo. Es importante dejar claro que por estrategias de “mitigación” se entienden aquellas acciones que moderan o disminuyen las emisiones de GEI y, por estrategias de “adaptación”, acciones que limitan los impactos, reducen vulnerabilidades e incrementan la resiliencia frente al cambio del clima de los sistemas naturales y humanos. 

Una estrategia ante el cambio climático consiste en fomentar el mantenimiento, incremento e interconexión del arbolado urbano, ya que se han documentado ampliamente los beneficios de la presencia de árboles en las ciudades. Algunos de los servicios que nos brinda la vegetación urbana son los siguientes: funcionan como enfriadores naturales, sobre todo, en lugares en donde las altas temperaturas son una constante, como en la ciudad de Mérida. Esto ocurre gracias a que las hojas verdes de los árboles tienen la capacidad de reflejar la luz solar con mayor facilidad y, a diferencia del asfalto o el pavimento, no la absorben en gran cantidad. De igual manera, el efecto de la sombra y evapotranspiración permite el intercambio del agua del suelo a la planta y, posteriormente, al aire. Esto da como resultado que el ambiente sea más húmedo y que, como consecuencia, la temperatura disminuya. Otro beneficio es que mientras más áreas arboladas tenga una ciudad, su capacidad de regular las inundaciones aumenta. Esto se da porque las raíces de las plantas, junto con la microbiota del suelo (hongos, animales), crean una red de canales subterráneos que permiten que el agua pueda infiltrarse con facilidad. Cuando se sustituyen áreas con vegetación por asfalto o cemento, el suelo se compacta (es decir, se pierden los espacios aéreos de éste) y pierde su capacidad de absorber el agua. Si a esto le sumamos la contaminación por desechos sólidos que obstruyen las coladeras, el resultado es catastrófico: menor infiltración y mucho mayor inundación. 

Los árboles también son filtradores de contaminantes del aire; por ejemplo, para la realización de la fotosíntesis (proceso por medio del cual las plantas crean su propio alimento) las hojas necesitan energía solar, agua, sales minerales y dióxido de carbono (CO2). Este último es uno de los principales gases de efecto invernadero, causante del calentamiento global. Entonces, coloquialmente hablando, los árboles absorben CO2 (gas contaminante) para realizar la fotosíntesis y uno de los resultados de este proceso es el oxígeno, gas sin el cual los seres vivos no podríamos existir, ya que es fundamental para el sustento de la vida.

Un beneficio más de los bosques urbanos se ve reflejado en el bienestar social, ya que diversos estudios sociales en entornos urbanos demuestran que las áreas verdes tienen efectos directos en la salud, tales como disminución de la obesidad, del estrés, de enfermedades mentales y cardiorrespiratorias, así como también, disminución en los niveles de violencia, temas de vital importancia en la actualidad, es decir, en tiempos de pandemia.

Finalmente, otro de los grandes beneficios de los bosques en las ciudades, es que, al albergar y contener una gran diversidad de organismos vivos, mantienen la funcionalidad del ecosistema urbano en conjunto. Por ejemplo, en estos parches de vegetación viven mamíferos, anfibios y reptiles, los cuales son controladores de ratas, ratones, moscos y chinches, animales que transmiten enfermedades que afectan a los seres humanos. De igual manera, en estos bosques habitan aves, insectos (como avispas y abejas), y mamíferos voladores (como murciélagos), los cuales fomentan la dispersión de las semillas de los árboles y la polinización de éstos.

Mérida es una ciudad que cuenta con grandes espacios de vegetación dentro de la zona urbana; sin embargo, en los últimos años, ha aumentado la inmigración a la ciudad, fenómeno que posiblemente se deba a que actualmente está considerada como una de las ciudades con mejor calidad de vida y con mayor crecimiento económico dentro de México. Debido a esto, la mancha urbana está creciendo de manera acelerada (995,129 habitantes hoy en día) y existe un mercado desmedido de constructoras e inmobiliarias que están impactado drásticamente la selva yucateca y su biodiversidad, así como los recursos naturales en general y, por consiguiente, la funcionalidad del ecosistema. Es sumamente importante, que la industria de la construcción tenga presente las características ecológicas locales; que conozca y esté consciente de los inminentes efectos del cambio climático en Mérida (inundaciones, huracanes de mayor fuerza y frecuencia, olas de calor más intensas), y que tenga presente los beneficios de los bosques urbanos como una de las estrategias de mitigación y adaptación al cambio climático.

La divulgación e implementación de estas estrategias ante el cambio climático debe ser una prioridad en los diferentes niveles de gobierno en conjunto con la ciudadanía, organizaciones civiles, academia e iniciativa privada para garantizar la sostenibilidad de los recursos naturales de Mérida y del estado de Yucatán.

La Del Valle por Yoyo.

Edición por Perla Camacho Camarena

– No manches, exclamé con orgullo. Es la tercera vez que la veo y podría mirarla una cuarta y quinta vez. Me late un chingo la atmósfera de la peli, me recuerda a Blade Runner.

– La neta está bien chida, dijo Mckenzie mientras dejaba pasar a un señor que se disponía a ocupar un asiento en la parte trasera del micro. Leí en una revista que la escena en la que muere Brandon Lee, es cuando Erick Draven entra a su casa y encuentra a su novia siendo asaltada por la pandilla.

– Güey, se suponía que la pistola era de utilería, respondí afectado.

Cuando el microbús pasó por la tienda de don Fidencio, Mckenzie me pegó con su codo, y con un movimiento sutil de su cabeza y sus ojos me señaló la puerta del descenso.

– Cámara, mañana nos vemos. ¿A qué hora empieza la comida? Dijo Mckenzie alejándose lentamente.

– Cáele como a las 3, dije automáticamente.

– Va que va, contestó Mckenzie entusiasmado.

Llego a casa, abro la puerta de la entrada e inmediatamente les hago saber a mis papás, mediante un ruidoso grito, que ya he regresado del cine. Acto seguido, desde su habitación, mi mamá me pide que revise las gelatinas que se encuentran en la cocina. Las checo y compruebo que se encuentran a temperatura ambiente, de tal manera que abro la puerta del refrigerador para ingresar la charola repleta de gelatinas. Sin embargo, cuatro juguitos Sonrisa de uva y cinco Clubs de Chambourcy colocados en el piso superior del refri impiden mi propósito. Pongo la charola en la mesa de la cocina; saco los juguitos y los coloco en la mesa; extraigo los yogurts y los recargo en la mesa; meto la charola de las gelatinas; acomodo los juguitos y los yogures en el interior del frigorífico. Estas maniobras me provocan fastidio e irritación.

Subo las escaleras, abro la puerta del estudio para saludar a mi papá. Como supuse, está hablando por teléfono. Lleva tiempo acaparando el auricular, no lo culpo, la primera mitad de 1994 ha dado mucho de qué hablar. Las últimas charlas telefónicas que le he escuchado, han girado alrededor de la muerte de Colosio, en torno a la segunda declaración de la selva Lacandona y sobre la próxima elección presidencial.

Entro al cuarto de mi mamá y le aviso nuevamente que ya llegué. Sin quitar la mirada del televisor me pregunta si ya guardé las gelatinas en el refri. Le explico que después de varias y difíciles maniobras, logré guardarlas. Luego, le pregunto si las gelatinas son para nosotros o para la comida de mañana.

– Son para nosotros respondió mi mamá. Tu tía hizo gelatinas y flan para la carne asada de mañana.

Me voy a mi cuarto, enciendo la tele, me acuesto en la cama y pongo Raizónica. Pienso en la comida de mañana y la verdad es que las expectativas son bastante altas. Van a estar mis primos Xavier, Florits y Ana, se va a poner buenísimo.

*

Aunque son vacaciones de verano, mi entusiasmo por la comida hace que me despierte casi de madrugada. Mi reloj de Homero Simpson, marca las diez de la mañana en punto. Tomo una ducha y me esmero en asear meticulosamente cada rincón del cuerpo. Son las diez con cinco minutos y me encuentro en mi habitación buscando el atuendo adecuado para la carne asada:

  • Tenis Vans de media bota
  • Pantalón de mezclilla con delicada rajadura a la altura de la rodilla izquierda
  • Reloj pulsera Swatch

X   Playera de los Red Hot Chilli Peppers

Abro el armario, reviso someramente la sección destinada a playeras y nada. Vuelvo a revisar la montaña de playeras amontonadas y nada. Busco en el cesto de la ropa sucia y nanai. Salgo al lavadero y en un pequeño montículo de ropa sucia encuentro mi preciada camiseta del “Blood Sugar Sex Magik” de los Peppers. Olfateo la totalidad de la prenda y concluyo que aunque la camisa desprende un cierto aroma a agrio, el efecto de mi loción contrarrestará el mal olor.

Al terminar el desayuno, me alisto para ayudar en los preparativos de la carne asada. Salgo por la parte posterior de la casa, subo unos cuantos escalones, camino un breve trecho, subo otros pocos escalones y llego a casa de mis abuelos. Al entrar me encuentro con risas y carcajadas  que provienen de la cocina. Haciendo sobremesa están mis abuelos, mis tíos Rossy y Juanito, y mis primos Pepe, Jeny, Florits y Daniela. Están todos excepto Mau, quien se encuentra en Acapulco probando suerte en el mundo de los negocios. Recientemente, acaba de abrir un antro-bar llamado “Timau”. Saludo a todos, y después de un rato de chacoteo, ponemos manos a la obra. De acuerdo con la asignación de tareas, me toca barrer la entrada de la casa. Posteriormente, Pepe me pide que lo acompañe.

– Carnal, acompáñame a la tienda por los chescos y las chelas.

Cuando regresamos con el arsenal de bebidas, Jeny se acerca a nosotros para examinar las bolsas. Aprueba la adquisición de cocas, sidrales y squirts. Sin embargo, al revisar las bolsas de chelas, su semblante cambia. Acepta de buena gana la compra de coronas y de cervezas modelo especial, pero protesta por la presencia de negras modelo.

– ¡Enaaano!, grita Jeny buscando mi rostro ¿Por qué compraron negras modelo? Sabes muy bien que las cervezas obscuras me tuumban.

-Ja, ja, ja ¡Sabía que ibas a reaccionar de esta manera! Respondí en medio de una sonrisa prolongada. Acuérdate que mis papás son habituales consumidores de la “crema de la cerveza”.

Pongo los chescos y las chelas en una tina enorme rebosante de hielo. La tina se encuentra justo a las faldas del árbol de aguacate. Este sitio se había convertido en un lugar icónico para mis primos grandes. Hacía algunos años que mi abuelo, a la sombra del árbol de aguacate, levantó un enorme asador y una extensa mesa de madera, situación que dio pie  a la creación de un espacio dedicado a la convivencia, la fiesta y la parranda. Ja, ja, ja, en este lugar me ha tocado ver a mis primos y a sus amigos en situaciones muy comprometedoras, los vómitos, congestiones alcohólicas, envases rotos, parejas inconcebibles y gente dormida en el suelo, eran escenas comunes de lo que mis primos comenzaron a llamar “Aguacatazos”. No obstante, si bien en esta ocasión mis primos Xavo y Ana, habituales asistentes a los “Aguacatazos” estaban invitados a la comida de hoy, la presencia de mis abuelos, de mis tíos y de mis papás obstaculizaban la realización de un reventón juvenil.

Mckenzie llegó poco antes de las tres. Xavo y Ana arribaron como a eso de las tres y media. Después de comer un riquísimo arroz rojo y al término de una buena tanda de tacos de carne asada, las chelas y el tequila comenzaron a rolar a lo largo y ancho de la mesa. Mckenzie y yo aprovechábamos los descuidos de mis papás, mis tíos y mis abuelos para entrarle al tequila y a las cheves.

Para mi sorpresa, entre las ocho y nueve de la noche, Xavo se acercó y me apartó ligeramente de la reunión para decirme que fuera a mi casa por una sudadera.

– ¿Cómo? ¿Para qué? Respondí instintivamente.

– Ya hablé con tus jefes y te dieron chance de salir con nosotros. Ojo, si te preguntan algo, vamos a ir al cine y luego a Coyo a cenar.

Después, Xavo se volteó hacia Mackenzie y le pidió que hablara por teléfono a su casa y dijera lo mismo.

**

No lo podía creer, yo en el auto de mis primos, listo para dirigirme a… no sé, pero no cabía de la emoción. Sólo pensaba que iba a ser una salida épica. La verdad es que siempre me llamaron la atención las anécdotas de mis primos en referencia a reuniones, fiestas e idas a Rockotitlán y a Rockstock. Me parecían lo máximo, la neta del planeta.

Dentro del coche, quiero decir “La Verdolaga”, que es como mis primos le llaman al Tsuru II color blanco, íbamos Florits, Ana, Mckenzie, Xavo y yo. Cuando recién salimos de casa, un grupo de personas que formaban una especie de rueda compacta, similar a la que realizan los jugadores de futbol americano cuando el mariscal de campo anuncia la próxima jugada, impedían nuestra salida. Al notar que la bolita ignoraba nuestra presencia, Xavo tocó el claxon, e inmediatamente el grupo rompió formación. Cuando pasamos a un costado de ellos, Ana, que iba de copiloto, asomó su cabeza por la ventana y les gritó: “¡Apártense, que ahí les va La Verdolaga!”

La primera escala de nuestro trayecto fue la tienda de abarrotes que se encuentra antes de llegar a la iglesia de Tetelpan. Después de organizar la vaca, Ana me pidió que le ayudara con las chelas. Xavo apagó el coche y nos dio las llaves para abrir la cajuela. Una vez abierta, tomamos diez envases de caguama y entramos a la tienda. Ana ingresó con mucha naturalidad y soltura saludando de manera cordial al tendero.

– ¿Las 12 de siempre? Preguntó el dependiente.

– No, respondió Ana mientras colocaba sobre el mostrador el dinero de la compra. Hoy voy a llevar 10. La semana pasada se me rompieron dos envases.

Cuando llegamos al coche, le entregamos a Mckenzie dos caguazakis bien muertas. Las ocho restantes las acomodamos en la cajuela.

En el momento en que Mcbein intentaba destapar con el encendedor una de las caguamas, Xavo, Ana y Florits, comenzaron a cuchichear sobre nuestro próximo destino. Yo supuse que debatían sobre a qué fiesta o lugar debíamos acudir. Cuando por fin se destapó la primera chela de la noche, Xavo exclamó: “reven, allá vamos”, e inmediatamente subió el volumen de la radio.

Después de unos treinta minutos de recorrido, Ana dijo: “ya por aquí”. Xavo disminuyó la velocidad y comenzó a recorrer las inmensas cuadras de la colonia Narvarte. Dábamos vueltas y vueltas y no nos deteníamos. Mckenzie y yo nos miramos y alzamos los hombros preguntándonos ¿por qué demonios no nos estacionábamos si las aceras se encontraban semivacías? Mckenzie desesperado por esta situación, le preguntó a Ana por la dirección del reventón. Antes de que Ana contestara, Florits nos introdujo en la dinámica de la noche.

– Aún no sabemos a qué fiesta vamos a ir. Damos vueltas porque  estamos esperando escuchar música. En cuanto eso suceda, nos estacionamos, nos bajamos y vemos qué tal está el ambiente de la fiesta o de la reunión.

– Uoooou, exclamamos Mckenzie y yo, e inmediatamente pusimos nuestros oídos al servicio de la empresa.

De pronto, mientras transitábamos por la calle de Pitágoras, todos los tripulantes de La Verdolaga escuchamos música proveniente de un edificio color turquesa. Una vez estacionados, Xavo recargó su brazo derecho en la parte superior de su asiento, y en medio de una sonrisa recatada, nos comunicó el plan a seguir.

  – Vamos a hacer lo siguiente: Ana, Mckenzie y Beto van de vanguardia. Si no regresan en veinte minutos, quiere decir que la fiesta está chida. En ese momento, Florits y yo tomamos las chelas y los alcanzamos.

– Vientos, dijo Ana, animándonos a Mckenzie y a mí a bajar del coche.

Cuando arribamos a la entrada del edificio Ana nos jaló del brazo y nos dijo: vamos a preguntar por Alejandra. Siempre hay una Alejandra. Es un nombre infalible.

Prestamos oídos a la música que aún nos resultaba difusa, y llegamos al tercer piso, justo al departamento 302.

Ana le ordenó a Mckenzie que tocara la puerta. Este dobló ligeramente el dedo medio y el dedo índice de su mano derecha y tocó tímidamente la puerta. Acto seguido, inundado de nervios, se desplazó hacia la parte más alejada de la puerta que acababa de tocar. Obviamente su toquido fue tan flojo que nadie atendió. Cuando volvió a tocar, esta vez con mayor determinación, abrió la puerta un señor alto de unos cuarenta y algo de años que vestía pantalones de mezclilla y un suéter al estilo César Costa, de esos que en la parte frontal lucen rombos de diversos colores.

– Buenas noches, dijo Ana. ¿Está Alejandra?

– Ale aún no llega, respondió el señor del llamativo pulóver. Pero si quieren esperarla, pasen. Ella llega en un ratito.

– Muchas gracias, respondimos al unísono.

Con una seguridad bárbara, pasamos un escueto pasillo, el comedor y la puerta de la cocina, hasta llegar a la sala. El señor del suéter cesarcostiano nos invitó a sentarnos y nos presentó con dos parejas más o menos de su misma edad que ocupaban la parte de la sala más próxima al balcón.

– Son amigos de Ale, señaló. ¡ARTUUURO!, gritó ipsofacto.

A la distancia se escuchó una voz que respondió: ¡Voooy!

Cuando Arturo llegó a la sala el señor que nos recibió, le advirtió que nosotros éramos amigos de su prima Ale.

Arturo nos saludó con mucha amabilidad.

– Qué buena onda que vinieron. Hace un rato hablé con Ale y me comentó que viene un poco retrasada. ¿Ustedes van con ella en el “Queen”?

– Bueno, dijo Ana. Yo la conocí en el Queen, pero la verdad es que estuve poco tiempo, me cambié al Asunción.

– ¿Quieren escuchar algo en particular? Preguntó Arturo acercándose al modular y al enorme bonche de cidís que se encontraban apilados encima del piso correspondiente al tocadiscos.

– Nop, respondió Mckenzie. Lo que tú quieras escuchar está chido.

Arturo, que vestía unos jeans, una camisa color chedrón y un ligero chaleco multicolor, sintió que el nuevo lanzamiento de Cristian Castro no iba ad hoc  con nuestra fachada. Ana llevaba una falda larga obscura, botas guindas, una playera gris y un suéter holgado color negro. Mckenzie, al igual que yo, llevaba pantalones de mezclilla desgastados y una sudadera gris obscuro. La diferencia radicaba en que en lugar de la playera de los Chicles Peppers, Mckenzie llevaba puesta una de Skid Row, junto con un cuerito en el cuello que soportaba el peso de un cráneo dorado que abría y cerraba la mandíbula.

Arturo puso a los Guns and Roses y anunció que iba por botana.

Mientras que el grupo cercano al balcón sostenía una conversación que giraba alrededor de exparejas neuróticas, a mí me llamó la atención la lámpara que colgaba en la parte superior de la sala. Los adornos de hojas de vidrio soplado que distorsionaban el paso de la luz se me hicieron bastante familiares. Chale, pensé, esta familia debe de ir al mismo bazar de artesanías al que va mi mamá.

De pronto, Ana se levantó súbitamente y preguntó: ¿podemos salir? Queremos ir a la tienda.

¡Nos dimos a la fuga! En las escaleras nos encontramos a Florits y a Xavo con una bolsa de mercado repleta de caguamas.

– Eso pintaba para una reunión aburridísima, dijo Mckenzie.

– Además iba a llegar puro pinche fresiiiiita, advirtió Ana, al tiempo que se carcajeaba cada vez que recordaba su supuesta vida académica en el colegio Asunción.

– No manches, dije reprobando sus gustos musicales, ¿vieron los cidís? Puro Luismi, Laura Pausini y Jon Secada.

Xavo puso en marcha el auto para seguir recorriendo la colonia. Esta vez, al escuchar música de Miguel Mateos originada en una casa con fachada color arena, paramos y llevamos a cabo la misma operación.

– Buenas noches. ¿Se encuentra Alejandra? Preguntó Ana con seguridad.

– ¿Alejandra? Respondió sorprendida una mujer de cabello corto, de unos treinta y pocos de años.

– Mmmm, ¿no es la fiesta de Alejandra? Replicó Ana.

– Ya ves, te dije que era en la acera de enfrente. Sostuvo Mckenzie señalándome a mí como el culpable de este hipotético error.

El tercer intento nos llevó a una casa que ocupaba poco más de la mitad de una cuadra. En esta ocasión, además de música, se escuchaba perfectamente el bullicio de los invitados. Usando el mismo procedimiento, caminamos la barda adornada con hojas de enredadera, hasta llegar a la puerta de acceso. Cuando llegamos a la entrada, una media docena de personas abrieron la puerta y salieron en medio de risas y empujones. Esta condición nos permitió colarnos sin dificultades.

Luego de atravesar un jardín enorme, en el que sobresalía una réplica de la “Paloma” de Juan Soriano, anduvimos por un pasillo lateral que nos introdujo a un jardín ulterior colmado de gente que bailaba al compás de Tainted Love de Soft Cell.

Ana, Mckenzie y yo, chocamos las manos emocionados. A los veinte minutos, arribaron Florits y Xavo con cinco caguamas que fueron rápidamente aniquiladas al ritmo de Bauhaus, Siuxie, The Cure y Depeche.

Encendidos y agitados, emprendimos el regreso a casa a bordo de La Verdolaga. Justo cuando nos incorporamos a la Calle de Molinos para tomar periférico sur, en Rock 101 sonaron los acordes de la versión de Hard to Handle de los Black Crowes.

La señora euforia se apoderó de nosotros. Recién nos incorporamos al Peri, Xavo le pidió a Ana que tomara momentáneamente el volante y en un acto temerario, sacó la mitad de su cuerpo por la ventana, estiró el cuello y gritó con particular vehemencia una de las frases nitzcheanas que más le gustaba citar: “Los monos son demasiado buenos para que el hombre pueda descender de ellos”.

Cuando se reincorporó y puso las manos en el volante, el resto de los tripulantes gritamos de manera exultante, festejando su osadía.

***

 – ¿Quién quiere las gotas de la felicidad? Preguntó Florits, mientras dejábamos atrás la iglesia de Tetelpan.

– Yo le doy matarile, dijo Mckenzie atacando la última botella de caguama.

Al llegar a “la Curva”, Xavo paró el coche. Mckenzie y yo nos despedimos agradeciéndoles por la noche más chingona de nuestra corta e insulsa vida.

Acto seguido, Xavo echó ligeramente el coche en reversa para tener una salida más fácil. Cuando Xavo comenzó a acelerar Ana vociferó: “para la próxima, la Del Valle”.

La Ruleta de Notarios del INFONAVIT por Omar Luciano

Edición por Perla Camacho Camarena

A finales del 2018, la administración anterior del INFONAVIT decidió aprobar un acuerdo para formalizar la imposición de notarios en los créditos del INFONAVIT; una medida que ha perjudicado a miles de derechohabientes a lo largo de todo el territorio Nacional.

El INFONAVIT fue creado en 1962 para administrar los recursos del Fondo Nacional de la Vivienda, el cual tiene como objetivo garantizar que los trabajadores mexicanos puedan acceder a créditos a su alcance para formar su patrimonio.

El INFONAVIT es una entidad tripartita, es decir, se gobierna con la representación PATRONAL, la representación OBRERA y la representación del GOBIERNO. Juntos, forman un consejo el cual toma las decisiones y dicta las políticas y lineamientos para la operación del Instituto. Aquí, es pertinente mencionar que el SINDICATO de los Trabajadores del INFONAVIT también tiene mucho peso y genera mucha presión sobre las decisiones que se toman en dicho consejo. En este punto vale la pena recordar que hace unos meses salió una nota en la prensa en la cual se exhibía que los consejeros cobraban cantidades exorbitantes sólo por ir a sesionar a las juntas de consejo.

El origen de “La Ruleta de notarios”

En agosto de 2017, se decide firmar un acuerdo entre el Instituto, en ese momento representado por David Penchyna, y el Colegio Nacional del Notariado Mexicano[1]. La parte esencial del acuerdo es la siguiente: “Reducir el riesgo de generación de reservas en casos de muerte del notario, pérdida de patente, demanda, o cualquier otro motivo que le impida la continuación del ejercicio del notariado; -ofrecer a los acreditados las mejores condiciones de precio, calidad y servicio; -así como buscar la equidad para la distribución de trabajo entre los notarios activos, de acuerdo con su calificación.”

En el Acuerdo vigente entre el INFONAVIT y el Colegio Nacional del Notariado, existen tres argumentos para imponer notarios:

  1. Riesgo de muerte, pérdida de patente o demanda. El cargo de notario es vitalicio, es decir, se extingue con la muerte. Por lo tanto, la mayoría de los notarios fallecen estando en ejercicio de sus funciones. Actualmente, existen protocolos bien establecidos para que haya certeza de que las escrituras u otros asuntos legales llevados por la notaría se puedan concluir a pesar de la muerte o de la pérdida de patente de un notario. Así pues, este argumento no tiene sustento, resulta más bien absurdo.

En Yucatán existen 100 notarías, algunas firman más de 2,000 escrituras al año y otras no llegan ni a 100, sería insensato pretender que todos tuvieran la misma cantidad de escrituras bajo el argumento de riesgo de muerte.

  1. Ofrecer a los acreditados las mejores condiciones de precio, calidad y servicio. Este argumento también resulta falaz. Al no tener la libertad de elegir notario, los derechohabientes quedan expuestos a todo tipo de abusos y malos tratos. El INFONAVIT les autoriza a los notarios el cobro de cierta cantidad al momento de la firma por concepto de gastos en el Registro Público de la Propiedad, estos van de los $1,800.00 hasta $2,800.00 pesos. El derechohabiente no tiene la posibilidad de elegir libremente al notario que cobra $1,800.00 porque la “ruleta” se lo asigna, sin importar si resulta conveniente a sus intereses.

Otro atropello tiene que ver con el cálculo de impuestos. Las notarías tienen la facultad de calcular impuestos por concepto de compra-venta y de terrenos excedentes. Esto se presta al abuso, ya que muchos notarios, de manera deshonesta, sobrecalculan impuestos y, por supuesto, no notifican el monto total a Hacienda. Tengo evidencia documentada del caso de una notaría que pretendía cobrarle a un vendedor $32,200.00 pesos de impuestos; sin embargo, cuando la notaría recibió la queja y se les informó que los iban a reportar, mágicamente el impuesto bajó a $17,382.00.

En términos de servicio, el problema persiste; hay notarios que tratan con la punta del pie a los derechohabientes, los someten a humillaciones y los tratan como si fueran ciudadanos de segunda. Hay notarías que cuentan con mobiliario refinado y elegante en sus instalaciones, pero cuando llega un derechohabiente del INFONAVIT, lo atienden en sillas de plástico. Una vez escuché el testimonio de una mujer mayor, indígena, originaria de Izamal, Yucatán, a quien le provocaron el llanto en una notaría donde de manera déspota y con un tono de voz autoritario le cuestionaron si hablaba español y si estaba en pleno uso de sus facultades mentales para poder firmar el contrato de compraventa. Humillaciones de este tipo se escuchan a menudo.

Ahora bien, es necesario aclarar que no todas las notarías son iguales, algunas han invertido en capacitación e infraestructura para atender a los derechohabientes del INFONAVIT, los tratan con respeto y dignidad, tienen una visión social y son justos con el cálculo de impuestos. Sin embargo, el problema vuelve a ser el mismo ¿de qué sirve que existan estas notarías con sentido y visión social, si los derechohabientes no tienen la libertad de elegir? Estamos hablando, literalmente, de una ruleta, les puede tocar uno honesto o uno deshonesto.

  1. Buscar la equidad para la distribución del trabajo entre los notarios activos. Este es el meollo de todo el asunto. Esto es lo que en realidad buscaban las notarías de todo el país con este acuerdo, la distribución equitativa de las escrituras del INFONAVIT o en palabras de varios notarios, “repartirse el pastel de las escrituras del INFONAVIT”. Para empezar, esto va en contra de los principios de competencia, se trata de una imposición para complacer a una gran parte del gremio de notarios. En las entrevistas que he realizado a notarios, es muy común escuchar al respecto: “¿Qué van a saber los obreros de notarías? Mejor decidimos por ellos ¡¿ellos qué van a saber de notarías?!” Estas justificaciones, que de manera cotidiana utilizan los notarios para justificar la imposición, es clasista, elitista e, incluso, racista.

¿Cómo funciona la ruleta?

La imposición de los notarios se da a nivel nacional, pero para explicar su funcionamiento, voy a poner el ejemplo de la Delegación Yucatán. Como menciono anteriormente, en Yucatán hay 100 notarías; de esas 100, 46 forman parte del catálogo de notarios elegibles para la Delegación INFONAVIT Yucatán.

La ruleta inicia en el sistema de Originación de Crédito INFONAVIT (OCI). Una vez que el derechohabiente cumple con todos los requisitos y que el funcionario captura los datos, se elige al notario en la última pantalla de dicho sistema. Al principio de la ruleta, en el combo, están los notarios con calificación “A” de acuerdo con el INEX (Índice de Excelencia en el Servicio, índice que califica a los proveedores externos del INFONAVIT como notarías, unidades de valuación, peritos valuadores etc.) Al seleccionar a un notario, éste sale de la lista de elegibles y, por lo tanto, se van limitando las opciones de los derechohabientes para elegir notario.

Una vez que se termina la lista de los calificados con “A”, se abre la lista de los notarios con “B”, es decir, los de peor calificación, lo que significa que habrá trabajadores a los que les impondrán esos notarios mal calificados para que vuelva a dar inicio la ruleta y aparezcan nuevamente todos los notarios en la lista de elegibles. Este ciclo toma entre 3 y 4 semanas. Me pregunto, entonces ¿Para qué sirve el INEX, si de todas formas a muchos derechohabientes no se les dará la oportunidad de elegir de acuerdo con el Índice de Excelencia o de acuerdo con lo que su compañero de trabajo les recomendó o de acuerdo con la investigación que el mismo trabajador realizó? ¿en dónde quedó la libertad de elección? En mi opinión, es sumamente injusto que haya Trabajadores a quienes se les impongan los notarios peor calificados, todo para que algunos notarios se “puedan repartir el pastel” con el consentimiento del Instituto.

Desde el 2018 he presentado quejas e inconformidades directamente a funcionarios del INFONAVIT en la Delegación Yucatán; he cuestionado la injusticia que representa “La Ruleta” a quien fuera Gerente de Crédito y que hace tan sólo un par de meses despidieron, Daniel Cervera López, y la respuesta siempre ha sido la misma: “No podemos hacer nada porque fue un acuerdo entre notarios” Me pregunto, entonces ¿acaso el INFONAVIT no tiene la capacidad de cumplir con sus funciones? ¿acaso se convirtió en un Instituto de fomento a las notarías? ¿qué pasó con el consejo? ¿qué pasó con la parte que representa a los obreros? Muchas veces, dichos consensos se prestan a sospechas, sobre todo, porque van en contra de los intereses de los Trabajadores.

Ésta denominada, “Ruleta de Notarios”, le despoja de toda libertad de elección a los Trabajadores. No es extraño que este fuera el último acuerdo del gobierno anterior, finamente, resulta evidente que no hubo interés en beneficiar a los derechohabientes, solo hay que recordar los sueldos que recibían y los múltiples fraudes que se dieron bajo la autoconsesión de créditos, por demás favorables a ellos y muy desfavorables para el Instituto. Lo verdaderamente inconcebible es que aún no se haya eliminado esta práctica, puesto que ya llevamos más de 2 años del nuevo gobierno y no se ha tocado la ruleta de notarios. Es más, el nuevo director del INFONAVIT, Carlos Martínez Velázquez, refrendó el acuerdo el 16 de octubre del 2019.

Sería un gran avance que el INFONAVIT, a través de su director y del consejo, le devuelva al trabajador la libertad de elegir al notario que va a escriturar su patrimonio, después de todo, es el derechohabiente quien paga su escritura.

[1] https://portalmx.infonavit.org.mx/wps/wcm/connect/c221061d-69de-4eb4-b7a3-a42d52ecc847/Convenio_de_cooperacion_210817.pdf?MOD=AJPERES&CVID=mUTJ1VY

Reflexión de la jornada electoral 6 de junio 2021 por José Luis Castillo

No cabe duda de que durante estos días se estarán publicando cientos de opiniones sobre los resultados electorales. Quién ganó, quién perdió, quién salió más fortalecido. Sin embargo, el análisis que hagan los diferentes partidos políticos y alianzas deberá dejar de lado el triunfalismo para poder profundizar en las razones que llevaron al electorado a votar como votó.

Más allá de “ganadores” y “perdedores”, mi impresión es que ambas alianzas pueden presumir logros y avances y, sin duda, lamentarse de derrotas muy dolorosas.

En el caso del partido oficialista, el consolidarse como la principal fuerza política del país es un logro mayúsculo en el contexto actual. El proyecto del Presidente fue respaldado por la mayoría de los votantes y le refrenda la mayoría en la Cámara de Diputados junto a sus aliados y crece de manera exponencial en el número de estados en los que gobernará. Morena llegaba a estas elecciones gobernando en 7 estados, a partir de los resultados que se han dado se anticipa que estará gobernando en un total de entre 15 y 17 estados, prácticamente la mitad del país. Esto ayuda a consolidar el proyecto de la “Cuarta Transformación” de manera local.

Sin embargo, no todo fue ganancia para Morena y sus aliados, el partido gobernante sufrió una dolorosa derrota en la Ciudad de México, la que fuera por muchos años el bastión electoral del Presidente.

El PAN sale fortalecido y como claro líder de la alianza opositora. Tendrá quizá un 30-40% más Diputados de los que hoy tiene, mantuvo los gobiernos estatales en Chihuahua y Querétaro y le arrebató a la izquierda el control de alcaldías claves en la CDMX. Aquí en Yucatán, arrasa por completo y gana todos los distritos electorales y los gobiernos municipales de las principales ciudades del estado, incluyendo Mérida, posicionando a Renán Barrera como el principal candidato a suceder a Mauricio Vila en 2024.

¿A qué se deben estos resultados? ¿Por qué Morena crece en muchos estados y pierde la capital del país?

Yo detecto que Morena comienza a recibir los costos de ser gobierno. El desgaste de la figura del Presidente y el hecho de que no se tengan cuadros fuertes que generen puentes de diálogo con diferentes sectores de la sociedad han terminado por costarle serias derrotas al partido. Los errores en la selección de ciertas candidaturas y la soberbia con la que muchos de estos candidatos se presentaron a las elecciones terminaron costando mucho.

A mí me queda claro que hay un sector más a la izquierda de Morena a la que la “4T” le ha sabido a poco, un sector decepcionado con ciertas políticas del Gobierno y con la lentitud y poca profundidad de los cambios que se prometieron o que se esperaban de un gobierno progresista. Aun teniendo mayoría legislativa no se ha avanzado en temas de derechos humanos ni libertades y eso hizo que este sector, al no encontrar opciones, no saliera a votar.

Otro factor está en las clases medias que apoyaron a AMLO en 2018 y que hoy, desencantadas con su Gobierno, optaron por regresar a donde siempre habían militado y le devolvieron su voto al PAN. El Presidente y su partido han sido incapaces de generan un discurso que incluya a esta clase social. Los panistas han sido muy hábiles en generar lazos con este sector de la sociedad y han sabido transferir a él sus miedos y dudas sobre el proyecto de transformación. Se podrá decir que hay quienes no entendieron que el discurso de “primero los pobres” era literalmente eso: “primero los pobres”, y hoy se han cansado de esperar “su turno” para recibir los beneficios de un proyecto que apenas empieza a nacer, pero la realidad es que este sector no ha sido considerado en las políticas de esta administración. La impaciencia de este sector, combinado con los errores y desaciertos del Gobierno, fueron capitalizados por el PAN y el ejemplo perfecto se observa en los resultados de la CDMX. En lo local, la buena gestión del Gobernador da frutos y el electorado consolida su proyecto dándole una gran mayoría en el Congreso Local y en las alcaldías.

El PRI es el gran perdedor de la contienda. Si bien mejora sus números en la Cámara Baja, perdió en todas las elecciones estatales en las que compitió. Perdió estados clave como Sonora, Sinaloa o Guerrero. Si se confirma el triunfo de Morena en Campeche, el Presidente de este partido habrá perdido su propio estado y donde su sobrino era el candidato a sucederlo. El PRI hoy sigue vivo gracias a su alianza con el PAN.

Movimiento Ciudadano da la gran sorpresa al ganar en Nuevo León, uno de los estados más importantes del país. Lo hace con el que quizá sea el peor candidato que hayamos visto en muchos años. Samuel García se enfrentará a la realidad y las responsabilidades que implican gobernar un estado tan complejo como NL y estará compitiendo en el 2024 con Enrique Alfaro por la candidatura presidencial de ese partido.

Una buena noticia es que ninguno de los nuevos partidos mantendrá su registro. Yo esperaba que el PRD también desapareciera, pero gracias a su alianza con el PAN, tendrá vida otros tres años.

Es indudable que los resultados de estas elecciones demuestran que tenemos un país polarizado. Los discursos de ambos lados eso han generado. Es tiempo de reflexionar si eso es lo más sano para el país. Mi impresión es que los presidentes de los partidos principales deben renunciar a sus cargos y se debe comenzar un proceso de refundación de estos partidos. La sociedad no aguanta más años de parálisis política y de incapacidad de generar acuerdos. Al país le urge una oposición seria, responsable, que sea un verdadero contrapeso del gobierno y que esto provoque que el partido en el poder cometa menos errores. Al país le urge que el Presidente dedique la mayoría de sus fuerzas a gobernar y a generar unidad.

Tras estas elecciones, el camino hacia el 2024 ha comenzado de manera formal y veremos los pocos o muchos ajustes que hagan las diferentes alianzas. Ojalá cada uno aprenda la lección que este proceso les ha dejado.

Carta del General Álvaro Obregón a su hijo Humberto.

Carta del General Álvaro Obregón a su hijo Humberto al cumplir 21 años, días antes de ser asesinado en La Bombilla, el 17 de julio de 1928.

Muy querido hijo:

Lo primero que necesitan los hombres para orientar sus actividades en la vida, para protegerse y defenderse de las circunstancias que les son adversas y que por causas ajenas a su voluntad convergen sobre su personalidad, es clasificarse. Clasificarse ha sido uno de los problemas cuyo alcance son muy pocos los que saben comprender; tú debes por lo tanto empezar por hacerlo y voy a auxiliarte con mi experiencia.

    Tu perteneces a esa familia de ineptos, integrada, con muy raras excepciones, por los hijos de las personas que han alcanzado posiciones más o menos elevadas, que se acostumbran desde su niñez a recibir toda clase de agasajos, teniendo muchas cosas que los demás niños no tienen, y van por esto perdiendo, asimismo, la noción de las grandes verdades de la vida y penetrando en un mundo que le ofrece todo sin exigir nada; creándoles, además, una impresión de superioridad tal que llegan a creer que sus propias condiciones son las que los hacen acreedores de esa posición privilegiada.

    Los que nacen y crecen bajo el amparo de posiciones elevadas están condenados por una ley fatal a mirar siempre para abajo, porque sienten que todo lo que los rodea está más abajo del sitio en que a ellos los han colocado los azares del destino, y cualquier objetivo que elijan como una idealidad de sus actividades tiene que ser inferior al plano en que ellos dé encuentran; en cambio, los que descienden de las clases humildes y se desarrollan en el ambiente de modestia máxima, están destinados felizmente a mirar siempre para arriba, porque todo el panorama que les rodea es superior al medio en que ellos actúan, lo mismo en el panorama de sus ojos que en el panorama de su espíritu, y todos los objetivos de su idealidad tienen que buscarlos sobre planos siempre ascendentes: y  en ese constante esfuerzo por liberarse de la posición desventajosa en que las contingencias de la vida los ha colocado fortalecen su carácter y apuran su ingenio, logrando en muchos casos adquirir una preparación que les permite seguir una trayectoria siempre ascendente.

    El ingenio que no es una ciencia, y que no se puede aprender por lo tanto en un centro de educación, significa el mejor aliado en las luchas por la vida y solo pueden adquirirlo los que han sido forzados por su propio destino a encontrarlo en el constante esfuerzo de sus propias facultades.

    El ingenio no es patrimonio de los niños o jóvenes que no han realizado ningún esfuerzo por adquirir lo que se necesita. El valor de las cosas lo determina el esfuerzo que se realiza para adquirirlas y cuando todo puede obtenerse sin realizar ninguno, se pierde la noción de lo que el esfuerzo vale, se ignora el importante papel que éste desempeña en la resolución de los problemas de la vida, y el tiempo que nos sobra nos aleja de la virtud y nos acerca al vicio; y este es el otro factor negativo para los que nacen al amparo de posiciones ventajosas.

Noticias

CASA EN VENTA BACA YUCATÁN

SE VENDE CASA. BACA YUC. $ 890,000 350 M2 TERRENO 65 M2 CONSTRUCCIÓN

SE VENDE EN MOTUL

SE VENDE CASA EN MOTUL TERRENO 450m2 CONSTRUCCION 55m2. $590,000

CASA EN VENTA TELCHAC PUEBLO YUC.

SE VENDE CASA EN TELCHAC PUEBLO. SALA, COMEDOR, COCINA, 1 BAÑO, 2 RECÁMARAS. TERRENO...

Julión Álvarez sorprende a Tizimín

Me dio mucho gusto recibir a mi gran amigo Julión Álvarez, con quien mantengo...