InicioNacionalEl día que un asesino fue ovacionado de pie por los diputados

El día que un asesino fue ovacionado de pie por los diputados

Published on

spot_img

Cuando salió de la cárcel terminó la carrera como abogado y ejerció esta profesión

Uno de los momentos más escalofriantes de la historia de la Ciudad de México fue cuando retumbó el nombre de Goyo Cárdenas en todos los medios impresos, ya que al conocer lo que hizo, nunca se imaginó que pasaría de una persona non grata a darse a ser una celebridad.

Gregorio Cárdenas tuvo una infancia difícil, cuando se le detectó un problema neurológico hasta provocarle una encefalitis fue cuando mostró un comportamiento anormal, uno de estos casos era la crueldad que tenía hacia los animales desde los 15 años.

En relación con esta anormalidad se le suma el problema que tenía al no poder controlar su esfínter, sufriendo enuresis hasta los 18 años, y a pesar de que demostró tener varios problemas de salud, algo que siempre demostró era el alto coeficiente intelectual, además de sobresalir en su educación.

De acuerdo con información que se recopiló en los medios impresos de principios del siglo XX, hubo compañeros de su infancia quienes decían que llegaba a quemar el pelo a sus amigas, además de tener una relación enfermiza con su madre.

Sin embargo, comenzó a salir a la luz pública su nombre a partir del año 1942, agosto y septiembre fueron meses de gran angustia para los ciudadanos, en especial a quienes estaban en zonas aledañas de Tacuba, ya que los asesinatos fueron ejecutados en el lugar.

En la prensa se le consideró un asesino relámpago, pero en muchos medios lo bautizaron como el “estrangulador de Tacuba” y esto por el descubrimiento que la policía y vecinos hicieron en el patio de Goyo Cárdenas.

Al principio, las personas que vivián cerca de su casa no sospechaban de lo que ocurría en la casa donde se hospedaba el estudiante de química, mucho menos de un joven de 27 años con una beca que le había otorgado Petróleos Mexicanos, pero cuando la gente se quejó de los olores de su casa, todo cambió.

En 1942 la policía no solo identificó el olor que emanaba de su casa, sino que hicieron una investigación en el patio y fue ahí donde descubrieron los cuerpos de las personas que había matado.

Su técnica fue estrangular a las mujeres, siendo este por lo cual obtuvo ese apodo, y no hubiera sido detenido.

Asesinó a María de los Ángeles, González (16 años), Rosa Reyes Quiroz, una prostituta y Graciela Arias Ávalos (21 años), esta última fue hija de un reconocido abogado penalista mexicano.

Las primeras adolescentes fueron menores de edad y trabajadoras sexuales quienes terminaron estranguladas por Goyo Cárdenas e incluso se dice que practicó necrofilia con los cadáveres que encontraron en su jardín, hasta que mató a Graciela y pensó que ese sería el fin de su libertad.

Al darse cuenta de que la familia de Graciela la buscaba se internó en un hospital psiquiátrico con el fin de responder preguntas de su desaparición, pero solo pasaron 15 minutos para que declarara la muerte de ella y otras.

Al aceptar la culpabilidad, Goyo Cárdenas confirmó a la policía que el cuerpo de Graciela estaba en el jardín de su casa, pero la policía nunca se imaginaría que encontraría más cuerpos enterrados, con este descubrimiento lo arrestaron y aceptó los cargos.

En el juicio, los detectives mostraron un diario donde encontraron las notas y escribió que se había arrepentido de los asesinatos de Graciela, la descripción de los otros homicidios y los actos de necrofilia, esto con el fin de mostrar su enfermedad mental.

Al final lo enviaron al Palacio de Lecumberri en el pabellón de los enfermos mentales, pero sus abogados lograron trasladarlo al manicomio La Castañeda. Cuando cumplió dos años encerrado, se escapó a Oaxaca, pero lograron atraparlo.

En 1976, el ex presidente Luis Echeverria Álvarez concedería un indulto a alguien, por lo cual el juez Raúl Gutiérrez Márquez determinó que Gregorio Cárdenas no fue “legalmente responsable de sus delitos” por la causa de enfermedad mental, con ello se puso en libertad y terminaría su licenciatura en derecho.

Después de haber terminado la carrera de derecho, fue invitado a la Cámara de Diputados donde lo presentaron como un ejemplo “de un criminal rehabilitado y poder incorporarse a la sociedad”.

Goyo fue homenajeado y ovacionado, de pie, como un gran ejemplo para la sociedad mexicana, incluso había planes para hacerle una estatua en su honor.

Noticias

CASA EN VENTA TELCHAC PUEBLO YUC.

SE VENDE CASA EN TELCHAC PUEBLO. SALA, COMEDOR, COCINA, 1 BAÑO, 2 RECÁMARAS. TERRENO...

Julión Álvarez sorprende a Tizimín

Me dio mucho gusto recibir a mi gran amigo Julión Álvarez, con quien mantengo...

DHL será la primer empresa en mudar sus operación de carga al AIFA

“Seremos los primeros en operar en el AIFA”, confirmó el director jurídico de la...

Paul McCartney tuvo unas palabras muy duras para John Lennon en una entrevista reciente

La disolución de The Beatles sigue siendo uno de los acontecimientos más tristemente célebres...