InicioMéridaLa etapa negra de la Universidad Autónoma de Yucatán

La etapa negra de la Universidad Autónoma de Yucatán

Published on

spot_img

Por Francisco Chi Lavadores

La etapa negra de Nuestra Alma Máter

El abogado Francisco Repetto Milán (+) es el rector que más años permaneció al frente de la hoy Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) en sus cien años de existencia, pues estuvo del 25 de febrero de 1956 al 6 de julio de 1971, es decir, 15 años y cuatro meses, lapso en el cual la Máxima Casa de Estudios floreció en los aspecto académico, cultural, científico y deportivo.

Además, la institución comenzó a llamarse Universidad de Yucatán (UDY) y gracias a que Repetto Milán era un hombre culto y con una sólida preparación académica y docente, la Casa de Estudios creció y aumentó su oferta educativa para los jóvenes de los Estados de Yucatán, Campeche y Quintana Roo.

Repetto Milán, quien era conocido como “el Rector Político”, renunció la rectoría en aquella fecha, pues aspiraba ser Diputado Estatal por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y al no lograr su sueño guajiro, renunció a la UDY la cual poco a poco empezó a decaer a fines de los años 60’s del siglo XX.

A raíz de lo anterior, aquel auge obtenido resintió los embates de pequeños grupos de “fósiles”, o sea, alumnos rezagados que tenían como coto los recintos universitarios, alentados por la huelga de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y los sucesos de 1968 que derivó en la masacre de Tlatelolco en la Ciudad de México el 2 de octubre de ese año.

Los “fósiles” eran en realidad grupos de choque, golpeadores al servicio de los gobernadores Luis Torres Mesías y Carlos Loret de Mola Mediz (ambos finados) para embestir a los enemigos políticos de éstos y estaban estaban incrustados en la UDY, los cuales recibían dinero y otras canonjías de las arcas estatales a cambio de sus “servicios” de cuya existencia estaba enterado Repetto Milán, quien fingía ignorancia al respecto.

Estos sujetos conocidos como “checas, virtualmente tenían secuestrada a la UDY, gozaban de patente de corso para cometer toda clase de fechorías en las escuelas y facultades a vista y paciencia de la rectoría, sin que nadie les pusiera freno a sus desmanes, eran intocables y temidos por la comunidad universitaria en general.

Esta selecta mafia permeó al interior del Consejo Universitario, pues sus líderes quitaban y ponían a los Consejeros Alumnos y Maestros para servir y proteger sus intereses sin ser molestados en lo más mínimo, sembraron un clima de zozobra e incluso el director de la Escuela de Odontología, Dr. Hernán Patrón Cámara, fue obligado a renunciar por los maleantes el 14 de abril de 1972.

Ello fue debido a que el dentista rechazó que el presidente de la Sociedad de Alumnos del plantel presentara examen extraordinario fuera de la fecha asignada y en represalia, aquel sujeto convocó a sus huestes, cerraron la escuela, suspendieron las clases y exigieron la salida de la Secretaria Académica, lo cual tampoco aceptó el director, quien al no hallar apoyo de la rectoría, optó por dimitir.

En esos tiempos, el edificio central era una caterva de pillos, tierra sin ley, los gamberros entraban y salían sin horario, no había vigilancia ni control y algunos de éstos usaban el recinto para vender drogas los fines de semana o consumirlas en la azotea del actual Centro Cultural Universitario, como un tal Mauro C. quien era alumno de la Escuela de Jurisprudencia y solía fumar marihuana en el recinto.

Otros más solían embriagarse en las aulas de las Escuelas de Comercio y Administración (ECA) en tanto que los salones de las Escuelas de Economía y Matemáticas servían como hotel de paso donde se sostenían relaciones sexuales con falenas que llevaban los granujas para saciar sus bajos instintos.

Un líder estudiantil la Escuela de Matemáticas conocido como “Sierrita” salía a la azotea en las noches y con binoculares se dedicaba a mirar a las huéspedes de los hoteles ”Mérida” y “El Castellano” y rentaba dicho artefacto a otros degenerados para que vean a las inquilinas cuando se cambiaban de ropa.

Pero las cosas llegaron a extremos tales que en el auditorio “Carlos Canto López” de la Escuela Preparatoria No. 1, los viernes en la noche se proyectan películas pornográficas, se cobraba a 10 pesos la entrada y fue en ese mismo plantel donde en 1971 los mafiosos mataron de un balazo a un antagonista que se apellidaba Valencia y conocido con el alias de “El Lechero”.

Repito, la delincuencia en la UDY era imparable hasta que en 1971 el Dr, Alberto Rosado G. Cantón (a) “Chacsay” fue electo rector e intentó meter orden en la Alma Máter, pero se topó con una férrea resistencia de los capos, los cuales le declararon la guerra abierta y para hacerles frente, hizo cambios en las direcciones de los planteles donde el aquellos habían sentado sus reales.

Por ejemplo, en la Prepa Uno nombró como responsable al ameritado Maestro y Dr. Hernán Ramírez Coello (a) “El Gato”, pero apenas duró menos de un año en el encargo, pues abdicó ante la resistencia y embate de los pillos y en su lugar entró el abogado Jorge Zapata Cámara (a) “El Zapote” quien con los pantalones bien puestos encaró a los malandrines, dictó una serie de normas draconianas y severas sanciones que impuso a capa y espada, las cuales no aguantaron los maleantes.

En esa época y desde tiempo atrás era costumbre rapar a los alumnos varones de nuevo ingreso a la Prepa 1, en una novatada, pero que a veces se salía de control, pues algunos de los alumnos se resistían y eran salvajemente agredidos, pero poco a poco, Zapata Cámara se impuso y disolvió a los bribones, los cuales fueron expulsados y los que estaban en otros planteles, al ver la cosa mal parada, decidieron alejarse de la vida delictiva.

También el Dr. Rosado G. Cantón toleró los negocios turbios a expensas de la UDY, pues el Jefe de Proveeduría era Don Isaac Cáceres Magaña, nada menos que hermano de Doña Elsy la esposa del rector y dicho individuo daba provecho a sus cuates, los cuales lo gratificaban con pingües dividendos a cambio de tales favores.

El salón del Consejo Universitario se usaba como bodega de la Librería Universitaria debido a que las sesiones del Consejo Universitario eran de vez en cuando y que al amparo de la penumbra de las noches, era saqueada por los hampones quienes tenían copia de la llave para abrir el portón del edificio central y entraban y salían sin freno alguno.

Recuerdo que en 1978, cuando el gobernador Luna Kan reeditó la Enciclopedia Yucatanense, decenas de ejemplares de esta obra desaparecieron de la improvisada bodega y este descarado hurto quedó impune, pues el Dr. Rosado G. Cantón jamás denunció este hecho ante las autoridades ministeriales.

Pero en febrero 1974, otra mayúscula bronca afectó a la UDY a raíz del asesinato del joven pasante de Derecho, Efraín Calderón Lara (a) “El Charras”, que se consideró fue un crimen de Estado ordenado desde el Palacio de Gobierno y que debido a las protestas de los universitarios, elementos de la policía estatal balearon el edificio central y arrojaron gases lacrimógenos contra los jóvenes que estaban atrincherados en el recinto, de lo que culparon al gobernador Loret de Mola Mediz.

Mientras tanto, en la recién creada Escuela de Economía que funcionaba en el tercer piso del predio de marras, de manera sigilosa se infiltró en sus aulas la célula de una corriente izquierdista comandada por Franti de Jesús Cardeña Brito (+) y entre sus miembros estaban Eduardo Sobrino Sierra (a) “Huayo”, Arcadio Sabido Méndez otros más a los cuales apodaban “Los Rabanitos” porque eran rojos por fuera y blancos por dentro, tenían la intención de extender el pensamiento marxista en la UDY, como había ocurrido en otras universidades de nuestro país, pero fracasaron en su proyecto.

La todavía Escuela de Ciencias Antropológicas que estrenaba nueva sede en la calle 76 entre 41 y 43, Centro meridano, cada sábado a partir del mediodía se convertía en boío para tomar los tragos y embutirse buena botana, por invitación de su director, Salvador Rodríguez Losa (a) “Salvadore” en la parte posterior del inmueble donde había una alberca y asistían los cuates del ilustre universitario, yo entre ellos.

Este tétrico panorama en nuestra Máxima de Estudios comenzó a diluirse a partir de que el Ingeniero Alvaro Jacinto Mimenza Cuevas relevó a Rosado G. Cantón, quien dimitió el 26 de septiembre de 1982 luego de no poder resolver una huelga que paralizó a la Casa de Estudios por parte de la Asociación de Personal Académico (APAUDY), cuyos agremiados demandaban aumento salarial y mejores prestaciones.

Con mucho tacto y habilidad, Mimenza Cuevas solucionó el conflicto y enseguida mandó elaborar una nueva Ley Orgánica de la UDY con la cual se restableció el orden y la armonía en la institución misma que en septiembre de 1984 obtuvo la autonomía que le confirió el Congreso del Estado merced a la iniciativa del Gobernador Interino, Víctor Manuel Cervera Pacheco (a) “El Balo”.

Desde entonces, el auge de la ya nombrada UADY fue in crecendo, cero conflictos internos y así continuó hasta que en enero de 2014 estallaron sendas huelgas por parte de los sindicatos de académicos y de administrativos y manuales y el nuevo rector, Dr. José de Jesús Williams no puso mucho empeño para evitarlas y durante 26 días la banderas rojinegras impidieron el funcionamiento de la Alma Mater.

Todos estos pasajes yo los presencié, no me lo contaron, pues desde 1966 estoy inmerso en el ámbito universitaria cuando ingresé en Radio Universidad de Yucatán donde permanecí 12 años de manera que los viví de cerca, soy periodista e investigador desde 1965 y además, egresado de la Facultad de Ingeniería Civil, generación 1974 – 1979.

La gráfica 1 es de una sesión del Consejo Universitario en 1980, en la otra aparece la sede de Radio Universidad, la tercera estoys con el Ing. Alvaro Mimenza Cuevas y en la última está conmigo el C. P. Carlos Pasos Novelo, ambos ex rectores de la UADY.

Noticias

CASA EN VENTA TELCHAC PUEBLO YUC.

SE VENDE CASA EN TELCHAC PUEBLO. SALA, COMEDOR, COCINA, 1 BAÑO, 2 RECÁMARAS. TERRENO...

Julión Álvarez sorprende a Tizimín

Me dio mucho gusto recibir a mi gran amigo Julión Álvarez, con quien mantengo...

DHL será la primer empresa en mudar sus operación de carga al AIFA

“Seremos los primeros en operar en el AIFA”, confirmó el director jurídico de la...

Paul McCartney tuvo unas palabras muy duras para John Lennon en una entrevista reciente

La disolución de The Beatles sigue siendo uno de los acontecimientos más tristemente célebres...